Posts Tagged ‘perro’

>DIARIO DE UN PERRO

19/06/2009

>DIARIO DE UN PERRO

Semana 1:
Hoy cumplí una semana de nacido, ¡Qué alegría haber llegado a este mundo!

Mes 01:
Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.

Mes 02:
Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva ‘familia humana’ me cuidara tan bien como ella lo había hecho.

Mes 04:
He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como ‘hermanitos’. Somos muy inquietos, ellos me agarran del rabo y yo les muerdo jugando.

Mes 05:
Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice ‘pipí’ dentro de la casa; pero nunca me habían dicho dónde debo hacerlo. Además duermo en la terraza.. ¡y ya no me aguantaban!.

Mes 12:
Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Que orgullosos se deben de sentir de mí.

Mes 13:
Qué mal me sentí hoy. ‘Mi hermanito’ me quitó la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quité. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. Después del susto, me encadenaron casi sin poderme mover al rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. No entiendo nada de lo que pasa.

Mes 15:
Ya nada es igual… vivo en la azotea. Me siento muy solo, mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo techo que me cobije.

Mes 16:
Hoy me bajaron de la azotea. De seguro mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de gusto. Mi rabo parecía no dejaba de moverse en señal de agradecimiento. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro ‘día de campo’. No comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron. ‘¡Oigan, esperen!’ Se… se olvidan de mí. Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas. Mi angustia crecía al darme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían olvidado.

Mes 17:
He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y seria leal como ninguno. Pero solo dicen ‘pobre perrito’, se ha de haber perdido.

Mes 18:
El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis ‘hermanitos’. Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras ‘a ver quien tenia mejor puntería’. Una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él.

Mes 19:
Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.

Mes 20:
Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me arrolló. Según yo estaba en un lugar seguro llamado ‘cuneta’, pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado, pero solo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a ladera del camino.

Mes 21:
Llevo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: ‘No te acerques’ Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. ‘Pobre perrito, mira como te han dejado’, decía… junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: ‘Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir.’ A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Solo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando en por qué tuve que nacer si nadie me quería.

La solución no es echar un perro a la calle, sino educarlo. No conviertas en problema una grata compañía. Ayuda a abrir conciencia y así poder acabar con el problema de los perros callejeros.

DIARIO DE UN PERRO

19/06/2009

DIARIO DE UN PERRO

Semana 1:
Hoy cumplí una semana de nacido, ¡Qué alegría haber llegado a este mundo!

Mes 01:
Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.

Mes 02:
Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva ‘familia humana’ me cuidara tan bien como ella lo había hecho.

Mes 04:
He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como ‘hermanitos’. Somos muy inquietos, ellos me agarran del rabo y yo les muerdo jugando.

Mes 05:
Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice ‘pipí’ dentro de la casa; pero nunca me habían dicho dónde debo hacerlo. Además duermo en la terraza.. ¡y ya no me aguantaban!.

Mes 12:
Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Que orgullosos se deben de sentir de mí.

Mes 13:
Qué mal me sentí hoy. ‘Mi hermanito’ me quitó la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quité. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. Después del susto, me encadenaron casi sin poderme mover al rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. No entiendo nada de lo que pasa.

Mes 15:
Ya nada es igual… vivo en la azotea. Me siento muy solo, mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo techo que me cobije.

Mes 16:
Hoy me bajaron de la azotea. De seguro mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de gusto. Mi rabo parecía no dejaba de moverse en señal de agradecimiento. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro ‘día de campo’. No comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron. ‘¡Oigan, esperen!’ Se… se olvidan de mí. Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas. Mi angustia crecía al darme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían olvidado.

Mes 17:
He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y seria leal como ninguno. Pero solo dicen ‘pobre perrito’, se ha de haber perdido.

Mes 18:
El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis ‘hermanitos’. Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras ‘a ver quien tenia mejor puntería’. Una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él.

Mes 19:
Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.

Mes 20:
Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me arrolló. Según yo estaba en un lugar seguro llamado ‘cuneta’, pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado, pero solo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a ladera del camino.

Mes 21:
Llevo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: ‘No te acerques’ Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. ‘Pobre perrito, mira como te han dejado’, decía… junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: ‘Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir.’ A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Solo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando en por qué tuve que nacer si nadie me quería.

La solución no es echar un perro a la calle, sino educarlo. No conviertas en problema una grata compañía. Ayuda a abrir conciencia y así poder acabar con el problema de los perros callejeros.

EL HONBRE, SU CABALLO Y SU PERRO

18/04/2009

Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera.
Cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales (a veces los muertos tardan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición…).
La carretera era muy larga y colina arriba. El sol era muy intenso, y ellos estaban sudados y sedientos. En una curva del camino vieron un magnifico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro. El caminante se dirigió al hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el siguiente diálogo: Buenos días.
Buenos días – Respondió el guardián.
¿Cómo se llama este lugar tan bonito?.
Esto es el Cielo.
¡Qué bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!
Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera. Y el guardián señaló la fuente. – Pero mi caballo y mi perro también tienen sed…
Lo siento mucho – Dijo el guardián- pero aquí no se permite la entrada a los animales.
El hombre se levantó con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y siguió adelante.
Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puerta vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles. A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero. Posiblemente dormía.
Buenos días – dijo el caminante.
El hombre respondió con un gesto de la cabeza.
Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo.
Hay una fuente entre aquellas rocas – dijo el hombre, indicando el lugar. – Podéis beber toda el agua como queráis.
El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed.
El caminante volvió atrás para dar las gracias al hombre.
Podéis volver siempre que queráis – Le respondió éste.
A propósito ¿Cómo se llama este lugar?- preguntó el hombre.
CIELO.
¿El Cielo?.
¡Sí!.
Pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!. Aquello no era el Cielo. Era el Infierno – contestó el guardián.
El caminante quedó perplejo. – ¡Deberíais prohibir que utilicen vuestro nombre! ¡Esta información falsa debe provocar grandes confusiones! – advirtió el hombre. – ¡De ninguna manera!-increpó el hombre – En realidad, nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos…

Jamás abandones a tus verdaderos Amigos, aunque eso te produzca inconvenientes personales. Si ellos han estado dándote su amor y compañía has contraído una deuda: “No abandonarlos nunca”. Porque: Hacer un Amigo es una Gracia Tener un amigo es un Don Conservar un Amigo es una Virtud Ser un Amigo es un Honor.
FABULA DE PAULO COELHO.

EL VALOR DE UN PERRO

28/12/2008

Un hombre estaba desayunando como a las 11 de la mañana un en la terraza de un bar, un chocolate con churros, cuando vio pasar un funeral muy inusual camino del cementerio..
Un ataúd negro era seguido por un segundo ataúd negro como a 50 pasos detrás del primero.
Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro que sostenía de la correa.
¡¡¡ Detrás del hombre, caminaban unos 200 hombres, en una sola fila!!!
El hombre no pudo aguantar la curiosidad, con mucho respeto se levantó de la mesa y se aproximó al hombre que llevaba al perro y le dijo:
__ Señor se que este es un muy mal momento para molestarle pero nunca he visto un funeral como este, ¿ De quien es este funeral?”
El hombre responde:
__ “Bueno, en el primer ataúd esta mi esposa.”
__ “¿Qué le paso a ella?”__ pregunta.
__ “Me estaba gritando y peleando entonces mi perro la ataco y la mato.”

__ Que pena y ¿quien esta en el segundo ataúd?.

__ “Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa, el perro se volvió hacia ella y también la mato.”
Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres.

__ “Qué pena Señor …no se si es momento pero … quisiera pedirle prestado el perro”

__”¡¡¡ Entonces, póngase en la fila!!!”…

EL VALOR DE UN PERRO

28/12/2008

Un hombre estaba desayunando como a las 11 de la mañana un en la terraza de un bar, un chocolate con churros, cuando vio pasar un funeral muy inusual camino del cementerio..
Un ataúd negro era seguido por un segundo ataúd negro como a 50 pasos detrás del primero.
Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro que sostenía de la correa.
¡¡¡ Detrás del hombre, caminaban unos 200 hombres, en una sola fila!!!
El hombre no pudo aguantar la curiosidad, con mucho respeto se levantó de la mesa y se aproximó al hombre que llevaba al perro y le dijo:
__ Señor se que este es un muy mal momento para molestarle pero nunca he visto un funeral como este, ¿ De quien es este funeral?”
El hombre responde:
__ “Bueno, en el primer ataúd esta mi esposa.”
__ “¿Qué le paso a ella?”__ pregunta.
__ “Me estaba gritando y peleando entonces mi perro la ataco y la mato.”

__ Que pena y ¿quien esta en el segundo ataúd?.

__ “Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa, el perro se volvió hacia ella y también la mato.”
Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres.

__ “Qué pena Señor …no se si es momento pero … quisiera pedirle prestado el perro”

__”¡¡¡ Entonces, póngase en la fila!!!”…

EL VALOR DE UN PERRO

28/12/2008

Un hombre estaba desayunando como a las 11 de la mañana un en la terraza de un bar, un chocolate con churros, cuando vio pasar un funeral muy inusual camino del cementerio..
Un ataúd negro era seguido por un segundo ataúd negro como a 50 pasos detrás del primero.
Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro que sostenía de la correa.
¡¡¡ Detrás del hombre, caminaban unos 200 hombres, en una sola fila!!!
El hombre no pudo aguantar la curiosidad, con mucho respeto se levantó de la mesa y se aproximó al hombre que llevaba al perro y le dijo:
__ Señor se que este es un muy mal momento para molestarle pero nunca he visto un funeral como este, ¿ De quien es este funeral?”
El hombre responde:
__ “Bueno, en el primer ataúd esta mi esposa.”
__ “¿Qué le paso a ella?”__ pregunta.
__ “Me estaba gritando y peleando entonces mi perro la ataco y la mato.”

__ Que pena y ¿quien esta en el segundo ataúd?.

__ “Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa, el perro se volvió hacia ella y también la mato.”
Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres.

__ “Qué pena Señor …no se si es momento pero … quisiera pedirle prestado el perro”

__”¡¡¡ Entonces, póngase en la fila!!!”…