Archive for 10/11/09

ANSON METE CIZAÑA EN LA CRISIS DEL PP

10/11/2009

Anson: Rajoy eliminará de las listas a Aguirre y será sustituida por Gallardón, que cederá la alcaldía a Botella

ELPLURAL.COM

“Ana Botella, alcaldesa; Gallardón, presidente de la Comunidad”. Es el elocuente título del artículo en el que Anson desvela, precisamente, que “más de uno está deslizando en la oreja izquierda de Mariano Rajoy que en diciembre de 2010 proponga para la alcaldía de Madrid a Ana Botella y para la presidencia de la Comunidad a Alberto Ruiz-Gallardón”.
Elogios a Botella…
“Un cualificado dirigente popular, de cuyo nombre no pienso acordarme, me decía ayer que el PP no puede tolerar que nadie le menee la silla al presidente ni que se conspire contra él desde el interior del partido. Necesita reafirmar su autoridad”, explica el académico. Enseguida, Anson se da al elogio de la actual teniente de alcalde y consejera de Medio Ambiente de Madrid. “Salvo que el PSOE continúe introduciendo voto inmigrante en el censo electoral, Ana Botella vencerá fácilmente en Madrid. Se ha ganado la admiración y el cariño popular. Es una trabajadora incansable y una persona sencilla y asequible. Sumó infinidad de votos a la candidatura de Aznar en el año 2000 y se mantiene en la discreción y la eficacia”, elogia.

…y a Gallardón
Para el articulista, también es digno de halagos el alcalde madrileño. “La política de Gallardón es muy inteligente. Frente a las impaciencias de la lideresa que quiere sustituir ya a Rajoy, el alcalde se ha puesto a su servicio. Si el presidente popular gana las elecciones del año 2012, Gallardón ocupará a su lado, tal vez en el Gobierno, un puesto político de sucesión. Es joven y puede esperar”, remarca. Pero la jugada del regidor sería maestra porque incluso “si pierde Rajoy en 2012” se “convertirá en el candidato con más posibilidades de resultar elegido, sobre todo si se convocan primarias. Su nombre, junto al de Eduardo Zaplana y al de Rodrigo Rato, jugará en el área de la sucesión”, opina.

Aguirre tiene cartas
Finalmente, tras dar el citado “aviso para navegantes filtrado desde Génova” –Botella alcaldesa, Gallardón presidente- Anson destaca que Aguirre todavía “tiene cartas duras que jugar, alguna en la manga, y no se le aniquilará fácilmente”. “Si no comete errores tan absurdos como enfrentar a Ignacio González contra Rato, una piragua contra un acorazado, la lideresa tiene mucho que decir todavía en el PP”, concluye.

Anuncios

JOSE SAN MARTIN

10/11/2009

Adiós a un mito: El José de San Martín que no conocemos
No debería pasar desapercibido el extraordinario aporte del ya veterano periodista argentino radicado en España, Armando Rubén Puente, quien investigó en Francia la vida de José Francisco de San Martín e inclusive consiguió 40 documentos originales que acaba de donar al Instituto Sanmartiniano. Todo lo que nos contaron sobre San Martín en Francia, es falso.

José Francisco de San Martín no fue pobre en Francia sino adinerado. Y mundano: frecuentó a toda la intelectualidad francesa, y probablemente no quería regresar a las Provincias Unidas del Río de la Plata porque él se encontraba en el centro del ‘jet set’ parisino. Eso no merma sus dotes de gran militar ni sus cualidades morales, marcada por la honestidad, la discreción y la ética, pero permite una visión bien diferente de quién era San Martín.

Probablemente el verdadero San Martín haya sido mucho más interesante que el falso San Martín que contaron Bartolomé Mitre, Domingo Sarmiento y Juan Bautista Alberdi.

El aporte fue realizado por el veterano periodista argentino Armando Rubén Puente, un interlocutor permanente de Juan Domingo Perón en España, quien llegó al país buscando editorial para su manuscrito (¡por favor, que no acepte devaluar su investigación para convertirla en texto de divulgación porque perdería mérito!), y visitó a su colega Roberto García, en el programa La Mirada, por Canal 26.

La clave de San Martín en Francia -él llega procedente de Bélgica, que se acaba de separar de Holanda o Países Bajos, donde rechazó el cargo de jefe de su Estado Mayor-se llama Alejandro María de Aguado, un banquero y mecenas español expatriado en Francia, igual que San Martín (no eran exiliados porque no tenían el regreso prohibido a sus países respectivos).

Alejandro María Aguado era hijo del segundo conde de Montelirios y de María Remírez de Estenoz, de ilustre y rica familia radicada en Cuba.

Aguado recibió una base escolar en matemáticas superior a la corriente y en 1799 abrazó la carrera militar por vocación, ya que la fortuna de sus padres lo tenían cubierto de necesidades.

En 1799 ingresó como cadete en el regimiento de infantería Jaén, de donde pasó en junio de 1808 al batallón de Voluntarios de Sevilla Nº 4, participando en las batallas de Tudela y Uclés contra las tropas napoleónicas.

Participó de la Logia Integridad de Cádiz, a la que posteriormente se incorporara José de San Martín.

Tratando de definir la relación entre estos hombres, muchos autores consideran que Aguado y San Martín se habrían conocido en el Regimiento de Voluntarios de Campo Mayor en 1808.

Ocupada Sevilla por los franceses se alistó en las filas del ejército de José Bonaparte, como edecán del Estado Mayor del mariscal Jean de Dieu Soult.

Coronel del regimiento de Lanceros Españoles combatió en Albufera y fue nombrado comandante militar del Condado de Niebla. Cuando los franceses fueron derrotados por las fuerzas españolas-británicas que dirigía Arthur Wellesley, I duque de Wellington, se dirigió a Francia en 1813, rechazó el nombramiento de gobernador de Martinica y abandonó la carrera militar.

Aguado ya había empezado su carrera comercial como proveedor del ejército napoleónico en Andalucía.

Arnaldo S. Racchella utilizando como fuentes a Mario Eduardo Cohen; Carmen Castells, y Ricardo E. Brizuela cita al historiador español Gregorio Marañón, quien señaló: “… en los documentos de París hay una concomitancia entre don Alejandro (Aguado) y los comerciantes y banqueros judíos, lo que me hace presentir, en mi fuero interno, con casi seguridad, que aquel benemérito varón perteneció a dicha raza (judía)”. Agrega: “Yo he conocido varios Aguados de procedencia Navarra entre los sefarditas que aún existen en el mundo”.

En París creó varias empresas de importación y venta de vinos, aceite y frutas y fabricación y venta de perfumes. En 1821 inició sus primeras operaciones en la Bolsa y se vinculó a los banqueros Fould y Pereire.

En 1824 se hizo cargo de la gestión en París del Empréstito Real de España, cuando ningún banquero europeo quería asumir riesgos con España, en crisis económica.

En 1828 y 1830 suscribió dos nuevos empréstitos con el rey Fernando VII y refinanció las deudas que España tenía con el Reino Unido, Francia y Holanda. En agradecimiento el monarca le otorgó el título de marqués de las Marismas del Guadalquivir.

Ya era uno de los grandes banqueros de París y era considerado “el hombre más rico de Francia”.

En 1831 Aguado cedió su Banco a la casa Ferrere, Lafitte, quedando como socio comanditario de la misma, y se dedicó a promocionar importantes actividades culturales: durante el resto de su vida financió la Ópera de París y el Teatro de los Italianos, creó revistas como la Revue de Paris, y diarios como Le Constitutionnel , presidió el Ateneo de París, y formó la más importante de las colecciones privadas de arte existentes en Francia.

Su palacio de París y el palacio Petit Bourg, ubicado en Evry a 25 kilómetros de la capital, se convirtieron en centro de reunión de artistas líricos y del ballet, compositores como Rossini y escritores como Balzac y Nerval. Y San Martín participaba de ese grupo íntimo de Aguado. San Martín frecuentaba a la intelectualidad francesa, que era la más importante del mundo, por aquel entonces. Nadie se enteró en el Río de la Plata porque San Martín siempre hizo de la discreción una regla de vida.

Aguado reunió 360 cuadros de pintores españoles como Velázquez, Murillo, Ribera, Zurbarán, y también de las escuelas italianas, como Leonardo Da Vinci y Rafael y holandesa-flamenca, como Rubens y Rembrandt.

En tanto siguió participando de empréstitos a Grecia, al Piamonte y a los Estados Unidos, construcción del canal de Castilla, desecación de las marismas del Guadalquivir, explotación de las bodegas Château Margot y de minas de carbón en Asturias.

Vivió en Ivry sur Seine durante varios años en que fue alcalde del municipio; embelleció la localidad, mandando a construir el puente colgante sobre el Sena, que recibió su nombre.

Rico y alegre, en contraste con San Martín, que era de carácter reservado y serio; coincidían en aspectos como la honradez de intenciones, la rectitud y su limpieza de conducta.

Ambos estaban expatriados en Francia y habían sido compañeros de ejército, probablemente entre ellos hablaban castellano.

San Martín le expresó a Tomás Guido: “Mi salud se repara de día en día a beneficio de los aires del campo y de la sociedad de la familia del señor Aguado, antiguo compañero de armas del mismo Regimiento de España y seguro amigo, cuya familia vive al lado de la casita de campo que habito”.

En 1832, José de San Martín enfermo y sin recursos fue auxiliado por Aguado, ante las deudas que peruanos, chilenos y el Estado argentino tenía con el prócer, que finalmente fueron mal pagadas y a destiempo, tras muchas gestiones.

-¿Con que tú eres el banquero Aguado? – dijo San Martín- y su amigo le respondió:

– Hombre, cuando alguien no puede llegar a ser libertador de medio mundo, me parece que se le puede perdonar que sea banquero.

Lamentablemente, esta fructífera relación personal se vio truncada en 1842 por la súbita muerte de Aguado. En un viaje de inspección a sus minas de carbón en Asturias, fue sorprendido por una terrible tormenta de nieve.

Sus carruajes no pudieron seguir. Imprudentemente, Aguado decidió dejarlos y seguir caminando en medio de la feroz tormenta. Apenas pudo llegar a Gijón, donde falleció inmediatamente.

Aguado había nombrado a San Martín su albacea testamentario y tutor de sus hijos, haciéndolo además heredero de todas sus alhajas y condecoraciones personales.

Dicen que San Martín no vendió a precios adecuados la fabulosa colección de arte, y acerca de sus alhajas se desconoce qué ocurrió, oscureciendo la memoria de Mariano Severo Balcarce, yerno de San Martín.

Armando Rubén Puente le escribió hace 1 año la siguiente carta al diario Los Andes, de Mendoza:

Alejandro María de Aguado nació en Sevilla el 28 de enero de 1785, hijo del segundo conde de Montelirios y de María Ramírez de Estenoz, de ilustre y rica familia cubana, con vínculos en el Río de la Plata: los Bucarelli.

En 1799 ingresó como cadete en el regimiento de infantería Jaén, de donde pasó en junio de 1808 al batallón de Voluntarios de Sevilla n° 4, participando en las batallas de Tudela Uclés contra las tropas napoleónicas.

Ocupada Sevilla por los franceses se alistó en las filas del ejército de José I Bonaparte, siendo incorporado como edecán del Estado Mayor del mariscal Soult.

Como Coronel del regimiento de Lanceros Españoles combatió en Albuera y fue nombrado comandante militar del Condado de Niebla. Cuando los franceses fueron derrotados por las fuerzas coaligadas mandadas por Wellington, se exilió, rechazó el nombramiento de gobernador de Martinica y abandonó la carrera militar.

Casado con Carmen Victoria Morena tuvo 3 hijos, todos ellos nacidos en Francia y, con ayuda de sus familiares, creó en París varias empresas: desde la importación y venta de vinos, aceite y frutas, hasta perfumes. En 1821 inició sus primeras operaciones en la Bolsa y se vinculó a los Banqueros Fould y Pereire.

En 1824 se hizo cargo de la gestión en París del Empréstito Real, en momentos en que ningún banquero europeo quería asumir riesgos con España, sumida en una catastrófica crisis económica. En 1828-1830 suscribió dos nuevos empréstitos con el rey Fernando VII y refinanció las deudas que España tenía con el Reino Unido, Francia y Holanda. Para entonces se había convertido en uno de los grandes banqueros de París y era considerado el “hombre más rico de Francia”.

Fue en 1829, en los meses que José de San Martín pasó en París, de vuelta a Europa de su frustrado regreso a Buenos Aires, cuando el Libertador y el banquero iniciaron una relación que se convertiría en una amistad íntima a partir de 1833. Aguado había cedido su banco a la casa Ferrere, Lafitte y empezaba a dedicarse especialmente a promover importantes actividades culturales: financiar la Ópera de París, revistas y diarios y crear la más importante de las colecciones privadas de arte existentes en Francia.

Su palacio de París y el palacio Petit Bourg, ubicado a 25 km. de la capital, se convirtieron en centro de reunión de artistas líricos y de ballet, compositores como Rossini y escritores como Balzac.

José de San Martín compró una casa, Grand Bourg, situada junto al palacio Petit Bourg, y otra en la calle Saint Georges, en la capital, a tres cuadras del palacio de Aguado, para estar cerca de su amigo, el banquero sevillano.

Fue así como el Libertador conoció a los más famosos artistas y escritores de la época que se reunían en los salones de Aguado.

Su vocación de mecenas y coleccionista de arte (reunió 320 obras de Velázquez, Murillo, Alonso Cano, Da Vinci, Rubens, Rembrandt, Rafael, etc) no impidió a Aguado continuar sus actividades financieras y comerciales: empréstitos a Grecia, el Piamonte y los Estados Unidos, construcción del canal de Castilla, desecación de las marismas del Guadalquivir, explotación de las bodegas Chateau Margot y de minas de carbón en Asturias.

En agradecimiento a las inversiones que realizaba en su patria, el rey le concedió el título de marqués de las Marismas del Guadalquivir.

En un viaje que realizó a Asturias para visitar sus minas e inaugurar una ruta de peaje, murió de un fulminante ataque de apoplejía en 1842.

El “hombre más rico de Francia” había nombrado a su amigo San Martín su albacea testamentario y tutor de sus hijos, haciéndolo además heredero de todas sus alhajas y condecoraciones personales. El Libertador se hizo cargo de la compleja misión de ejecutar el testamento y repartir la inmensa fortuna, vendiendo las minas y posesiones y la colección de obras de arte que eran la admiración de toda Europa y que hoy se exponen en los mejores museos del mundo.

San Martín estuvo más de tres años, hasta fines de 1845, ocupado en esa tarea como presidente del “consejo de familia” y tutor de los dos hijos menores del banquero.

Cumplida la voluntad de su amigo el general pudo descansar realizando un viaje a Italia. Continuó viviendo en París, en su casa de la calle Saint Georges y pasando los fines de semana y vacaciones estivales en la casa de Grand Bourg hasta 1848, cuando un estallido revolucionario lo movió a trasladarse a Boulogne sur Mer, en el canal de La Mancha, donde murió.

El mes pasado se ha publicado en Madrid “Alejandro Aguado. Militar, banquero, mecenas”, una obra de investigación histórica realizada en archivos franceses y españoles, en la que se dan a conocer 48 documentos inéditos relacionados con José de San Martín en Francia y su amistad con el banquero liberal español, Aguado.

No sé cuándo podrá llegar la biografía a la Argentina ya que el costo de edición española y la cotización del euro, lo hacen muy difícil. En caso de ser publicado pido que conste mi nombre y dirección por si alguien quiere hacer un comentario.

Antes de concluir, me presentaré: Nacido en 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires, Argentina; resido en España desde hace años. Soy académico del Instituto Nacional Sanmartiniano y miembro de la Academia Nacional de Periodismo de Argentina. He escrito varias obras de historia además de la ahora publicada, entre ellas una cuádruple biografía: “Los hermanos de San Martín” y “La Virgen de la Soledad”.

LECCION DE ETICA DEL CATEDRATICO AZNAR

10/11/2009

El PP vive hoy en un sinvivir, tras las palabras, ayer, del ex presidente del Gobierno José María Aznar al hacerse cargo de la cátedra de Ética Política en la Universidad Católica de Murcia: “Se debe exigir que quienes ocupan cargos de responsabilidad acrediten algo más que su presunción de inocencia”.

¿Era un recado a Francisco Camps para que dimita? ¿A Mariano Rajoy para que lo eche? ¿A Luis Bárcenas y a Jesús Merino, para que dejen los escaños? ¿Al ex ministro (del propio Aznar) Jaume Matas, para que cante de dónde sale la riqueza de su palacete, pida perdón y afronte las consecuencias penales de sus actos? ¿A Alejandro Agag, ex eurodiputado, ex secretario general del Partido Popular Europeo y yerno del propio Aznar, para que explique su intensa relación con Francisco Correa?

¿O era un recado que se daba en público a sí mismo el debutante catedrático de Ética José María Aznar López para recordarse que fue bajo su presidencia (del Gobierno y del PP) cuando los Correa y los Bigotes empezaron a campar a sus anchas por las cuentas de varias instituciones públicas?

DOLORES DE COSPEDAL, LA BIEN PAGÁ

10/11/2009

Cospedal y García-Tizón cobran un plus como si residieran fuera de la capital
¡Los líderes del PP de Castilla-La Mancha viven en Madrid!
“El buey no es de donde nace, sino de donde pace”. Este viejo refrán manchego viene como anillo al dedo para definir la situación de vecindad de los dos principales líderes del Partido Popular de Castilla-La Mancha; esto es, María Dolores de Cospedal, presidenta del PP castellano-manchego y senadora autonómica y Arturo García-Tizón, diputado nacional del PP por Toledo y destacado miembro del Grupo Popular en la Cámara Baja. Ambos viven en Madrid, a pesar de cobrar complementos (1.823 euros/mes) por tener supuestamente fijada su residencia en Castilla-La Mancha, región que sólo visitan de vez en cuando.
De Cospedal declara unas ganancias de 165.651 euros anuales La número dos del PP olvidó declarar 27.000 euros, un tercio de sus ingresos.
¿Alguien puede imaginar que Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán, tuviera su residencia en Madrid? ¿Y si Basagoiti, líder de los populares vascos, viviera en la ciudad del Oso y del Madroño? ¿Qué ocurría si Javier Arenas, jefe de la oposición en las Cortes andaluzas, cogiera en Sevilla todos los días el AVE para venir a dormir a su casa madrileña? ¿Qué dirían los extremeños si el presidente del PP, José Antonio Monago, mantuviera su hogar oficial en la capital de España?

Dos días a la semana
Pues esto es lo que se preguntan los votantes del Partido Popular en Castilla-La Mancha, que no logran entender cómo sus dos principales líderes viven en Madrid. Nadie puede comprender que la presidenta del PP castellano-manchego, diputada regional por Toledo, jefa de la oposición en las Cortes regionales y senadora autonómica, María Dolores de Cospedal, tenga su vivienda oficial en la capital de España y que sólo dedique a la tierra de Don Quijote “dos días a la semana”, como ella misma reconocía en una entrevista concedida a la revista Telva.

Visitas esporádicas al cortijo toledano
Un tanto de lo mismo sucede con su hombre de confianza, presidente del PP toledano y diputado nacional por esta provincia, Arturo García-Tizón, que al igual que De Cospedal también vive en la capital de España, ciudad que sólo abandona muy de vez en cuando para supervisar “el cortijo toledano”, como señorito decimonónico que visitaba Castilla-La Mancha para cazar en sus inmensos latifundios de los Montes de Toledo o para cobrar a los colonos el arrendamiento de sus tierras.

Empadronado en un despacho de abogados
Así están las cosas. Ninguno de los dos, ni María Dolores de Cospedal ni Arturo García-Tizón, duerme en Toledo, donde al menos él sí está empadronado, aunque sea en la sede de un despacho de abogados. Ella, a pesar de presentar su candidatura por la Ciudad Imperial, prefirió fijar su hipotética residencia en Albacete. Esto les permite a ambos obtener un sobresueldo que perciben por supuestos gastos de manutención y alojamiento, a pesar de que el complemento de 1.823 euros al mes sólo lo perciben aquellos diputados y senadores que no viven en Madrid, que no es el caso de De Cospedal y García-Tizón que como decimos tienen su residencia a la “vuelta de la esquina” del Congreso y del Senado.

La bien pagá
Gracias a esta “mentira piadosa”, Arturo García-Tizón se embolsa todos los meses 7.711,71 euros, mientras que su jefa de filas, María Dolores de Cospedal, gana en el Senado 4.500 euros, cantidad que viene a sumarse al segundo sueldo que percibe por su condición de secretaria general del PP. De ahí que en Toledo le llamen ya “la bien pagá”.

CARLOS ISERTE/TOLEDO